Bienvenido a Clínica Alexander

Si quieres, te llamamos nosotros

    Lipedema

    El lipedema es un trastorno crónico del tejido adiposo que afecta a una proporción significativa de la población, aunque suele ser subdiagnosticado o confundido con la obesidad. Este trastorno se caracteriza por una acumulación anormal de grasa, generalmente en las piernas y los glúteos, pero también puede afectar los brazos.

    Afecta principalmente a mujeres, aunque también se han reportado casos en hombres.

    Se ha observado una clara influencia genética en el desarrollo del lipedema, que puede manifestarse como una herencia dominante ligada al cromosoma X.

    Causas del lipedema

    El lipedema es el resultado de complejas alteraciones en el sistema linfático y el tejido conectivo. Los investigadores han identificado fallos en los vasos linfáticos, lo que lleva a la retención de sodio, cloruro y agua en la piel. Esto se respalda con evidencia de dilatación de los vasos linfáticos en las imágenes de resonancia magnética de las piernas de pacientes con lipedema.

    La influencia hormonal, especialmente los niveles de estrógeno, puede desempeñar un papel en el inicio o desarrollo del lipedema, particularmente durante la pubertad o después del embarazo en mujeres. En hombres, es menos común, pero se ha asociado con enfermedades hepáticas y niveles bajos de testosterona. Sin embargo, el papel exacto del estrógeno en el desarrollo del lipedema aún se investiga.

    Síntomas del lipedema

    Los síntomas del lipedema pueden variar, pero generalmente incluyen:

    • Aumento desproporcionado de grasa en las extremidades.
    • Sensibilidad al tacto y dolor en áreas afectadas.
    • Tendencia a hematomas.
    • Sensación de pesadez o hinchazón en las extremidades.
    • Cambios en la textura de la piel, que pueden incluir una apariencia similar a la piel de naranja en etapas avanzadas.

    Diagnóstico, estadios y tipos

    El diagnóstico del lipedema puede ser desafiante y debe diferenciarse de otras afecciones como la obesidad o la linfedema. Se utilizan pruebas de imagen como ecografías y resonancias magnéticas para confirmar el diagnóstico. El sistema de estadios de Hanz se emplea para evaluar la gravedad de la afección, que varía desde estadios sin cambios visibles en la piel hasta aquellos en los que se asocia con linfedema.

    • Estadio 1: Sin cambios visibles en la piel, pero con sensibilidad y dolor.
    • Estadio 2: Cambios visibles en la piel, con aspecto nodular y aumento del dolor.
    • Estadio 3: Cambios más pronunciados en la piel, con una apariencia de piel de naranja y dolor intenso.
    • Estadio 4: El lipedema se asocia con linfedema, un estado llamado lipo-linfedema

    Tipos de lipedema:

    Existen varios tipos de lipedema según la ubicación anatómica de la grasa. Estos tipos incluyen desde la distribución de grasa en el abdomen hasta los tobillos, pasando por diferentes áreas del cuerpo. La identificación precisa del tipo es esencial para el manejo adecuado.

    Los tipos de lipedema se clasifican en función de las ubicaciones anatómicas.

    Tipo I se caracteriza por la distribución de grasa desde el ombligo hasta las caderas, incluyendo la pelvis y las nalgas.

    Tipo II abarca la distribución de grasa desde alrededor de la pelvis hasta las rodillas.

    Tipo III comprende desde alrededor de la pelvis hasta los tobillos, con un notorio ensanchamiento en el tobillo, pero preservando el dorso de los pies.

    Tipo IV se extiende desde los hombros hasta las muñecas.

    Tipo V es una ocurrencia rara que implica la distribución de grasa desde o por debajo de las rodillas hasta los tobillos, preservando el dorso de los pies. Las combinaciones comunes incluyen el Tipo II y IV o el Tipo III y IV. La afectación de los brazos puede variar en la distribución de grasa, ya sea desde los codos hasta las muñecas o desde los hombros hasta las muñecas.

    Complicaciones

    Varios trastornos y complicaciones se asocian con el lipedema, como lordosis, genu valgo, artritis de rodillas, marcha antiálgica, pronación del tobillo, venas varicosas, celulitis, etc.

    La depresión, la angustia relacionada con la apariencia, la autoodio, la baja calidad de vida y el aislamiento social son muy prevalentes en pacientes con lipedema. También se ha informado de tasas más altas de suicidio en mujeres con lipedema.

    Tratamiento y prevención

    Es necesaria una intervención temprana. El tratamiento del lipedema debe ser integral y adaptado a cada paciente.

    Sus objetivos clave son:

    • Aliviar los síntomas
    • Mejorar el aspecto
    • Mejorar la calidad de vida de la paciente
    • Frenar el avance de la enfermedad
    • Evitar desarrollo de complicaciones

    Los tratamientos se pueden dividir en 2 grandes grupos que no son excluyentes sino complementarias. Hablamos de medidas conservadoras y tratamiento quirúrgico.

    El tratamiento quirúrgico se reserva para caso graves y que no responden bien al tratamiento conservador. La liposucción asistida por agua, también conocida como liposucción hidroaspiración o liposucción WAL (por sus siglas en inglés, Water-AssistedLiposuction), es un procedimiento quirúrgico utilizado para eliminar depósitos de grasa no deseados del cuerpo. A diferencia de la liposucción tradicional, la liposucción asistida por agua utiliza un dispositivo especial que inyecta una solución de solución salina estéril y anestésica en el área a tratar antes de aspirar la grasa. Este tipo de liposucción es menos agresiva para los vasos linfáticos.

    En la mayoría de los casos son necesarios varios procedimientos quirúrgicos. Es impresindibleconrol del peso y el uso de las prendas compresivas.

    A pesar de la confusión con la obesidad, el lipedema presenta diferencias significativas en sus efectos metabólicos, lo que destaca la importancia de un diagnóstico preciso y un enfoque de tratamiento adecuado.

    Las medidas conservadoras incluyen:

    Dieta: para controlar el peso en casos de sobrepeso u obesidad asociadas al lipedema. Las dietas bajas en carbohidratos o la dieta cetogénica han demostrado ser las más efectivas. La ingesta de hidratos de carbono en cantidad está directamente relacionado con el crecimiento del tejido graso. Por eso es importante un estricto control dietético para frenar el crecimiento y la fibrosis del tejido adiposo.

    Ejercicio físico: el ejerciciode bajo impacto y/o en el agua reduce el edema y la pesadez de las extremidades inferiores. Montar en bici o andar son otras de las actividades físicas que mejoran los síntomas. Es muy importante mantener un nivel adecuado de actividad física para mejorar la movilidad, modular el dolor, favorecer el retorno venoso y detener el avance de la enfermedad. Hay que decir que la actividad física tiene que ser adaptada a cada caso.

    Prendas de compresión: es importante concienciar las pacientes la importancia de las medias de compresión de tejido plano. Su uso a diario al menos 16 horas favorece el drenaje, mejora la sintomatología, mejora el aspecto, ralentiza el avance de la enfermedad y reduce la fibrosis que se produce a la larga en el tejido graso.

    Tratamiento de la enfermedad venosa: Por otro lado, el lipedema a menudo se asocia con venas varicosas y utilizar medias de compresión mejora el retorno venoso. También la esclerosis de venas reticulares puede mejorar los síntomas de pesadez e hinchazón de las extremidades inferiores,el aspecto de la piel y los hematomas.

    Presoterapia y terapia manual:  hay estudios que demuestran que tanto la presoterapia como la terapia manual mejoran la circulación en el tejido adiposo y previene la fibrosis.

    Suplementos: actualmente, no existen suplementos específicos que hayan demostrado ser una cura para el lipedema ni para revertir la condición. Sin embargo, algunas personas con lipedema han explorado diferentes suplementos y enfoques dietéticos como parte de su tratamiento complementario para manejar los síntomas.

    Los bioflavonoides y antioxidantes, los Omega -3, las proteínas del colágeno, así como la vitamina -D se han utilizado para manejar la inflamación y reducir los síntomas como el dolor.

    Actualmente el lipedema es un trastorno que no tiene tratamiento definitivo.

    La detección temprana y el enfoque multidisciplinario son cruciales para prevenir complicaciones y mejorar la calidad de vida de quienes padecen lipedema.

    La educación y la concienciación son esenciales para brindar apoyo a los pacientes y ayudarles a vivir una vida más saludable y feliz.

    ¿Quieres concertar una cita?

    Te llamamos